Nuestras Orquídeas silvestres, esas pequeñas abejas.

Ophrys fusca grup. fusca

José Manuel Caraballo, uno de los expertos naturalistas de Ideas Medioambientales, se encontraba sentado frente a su ordenador tomando un té después de “bichear” todo el día, y decidió escribirnos sobre orquídeas silvestres. Sacando libros y poniéndolos sobre la cama ha llegado a esto:

Una colección de libros de orquídeas

Y es que las Orquídeas en botánica son como las rapaces en las aves. Son las que primeramente llaman la atención por su dificultad al encontrarlas y por su indudable belleza. Dentro de las orquídeas ha decidido escribirnos sobre un género muy especial, el género Ophrys, también conocidas de forma general, como abejeras. Su nombre “Ophrys” deriva de la palabra griega: όφρύς “ophrys”=”ceja”. Ophrys se menciona por vez primera en el libro “Historia Natural” de Plinio el Viejo (23-79 AD).

Distribución y Hábitat

Las orquídeas en general están presentes desde el Ecuador hasta el Círculo Polar, desde las llanuras hasta casi el límite de las nieves perpetuas en la alta montaña, terrestres, epifitas, litófitas, parásitas, incluso subterráneas.

Las Ophrys se distribuyen desde el centro y sur de Europa, África, Asia Menor, llegando hasta las montañas del Cáucaso, pero principalmente en la cuenca del Mediterráneo. Están consideradas el grupo de orquídeas terrestres europeas más importante. El género en su conjunto muestra claras preferencias por los suelos calizos (calcícolas) y por el sol (heliófilas) para su desarrollo. Pero algunas especies admiten también tolerancia a los suelos ácidos o a los húmedos. Habitan matorrales, tomillares, pastizales más o menos empobrecidos y lugares abiertos.

Distribución de las orquídeas (haz click en la imagen para ampliar)

Descripción

Las orquídeas son hierbas perennes por lo común de pequeña talla, con una roseta basal de hojas más o menos definida, y otras caulinares de menor tamaño, sin manchas. Éstas poseen tubérculos subterráneos, globulares, y pequeños de los cuales sale el tallo floral.

Partes de la orquídea. Fuente: Ideas Medioambientales (José Manuel Carballo)

Las inflorescencias son racimos con pocas flores (paucifloros), con flores son muy vistosas. De dos a doce flores se desarrollan en cada tallo floral. Las flores son únicas, no sólo por su inusual belleza, gradación de color y formas excepcionales, sino también por la ingenuidad con la que atraen a los insectos. Su labelo imita a varios insectos tales como abejas, abejorros, escarabajos ó avispas, atrayendo y engañando al polinizador.

El sépalo central es más o menos cóncavo y en muchas especies parece formar un pequeño casco sobre la columna. Los sépalos laterales, abiertos, son de color verde, rosa o blanquecino.

Los pétalos laterales suelen ser menores, a veces filiformes, de color semejante al de los sépalos.

El labelo constituye la estructura de mayor tamaño y la más llamativa. En la mayoría de las especies presenta la forma de un insecto y se divide en tres lóbulos, los laterales de morfología y disposición muy variable; el central generalmente abombado, con el ápice desde apendiculado (O. scolopax), a escotado (O. dyris) o revoluto (O. tenthredinifera). Puede tener diversos grados de pilosidad, dibujos, espejuelos, crestas.

En el centro de la flor se encuentra la columna. Su base cuenta con la abertura o cavidad estigmática, y por encima de ésta se alza la parte de la columna que aloja las dos polinias, cada una con una larga caudícula y de dispersión independiente.

En muchas especies, los laterales de la abertura estigmática tienen dos pequeños y brillantes bultitos que pueden parecer los ojos de un insecto y, por ello, se denominan falsos ojos.

El ovario es sésil y los frutos contienen hasta 10.000-15.000 semillas.

Ciclo de Crecimiento

Durante el verano, estas orquídeas están en reposo (es decir, pierden la parte aérea y sobreviven el calor y sequía del estío gracias a sus tubérculos subterráneos, que sirven como reserva de agua y nutrientes). A lo largo del verano, entonces, se seca toda la parte aérea y, al llegar el otoño, con algo más de fresco y lluvia, se suelen desarrollar las hojas de la roseta basal, que permanecen durante el invierno. Ello permite que se inicie la formación de un nuevo tubérculo durante el otoño. Se detiene casi su desarrollo durante el invierno y se acelera a la primavera siguiente. La formación de la inflorescencia ocurre a costa de los nutrientes almacenados en el tubérculo viejo, no del nuevo, que actuará al siguiente año. Cuando se seca la parte aérea el tubérculo viejo está prácticamente agotado. No todos los años se produce la floración. Parece que la planta debe ir acumulando materia a lo largo de más de un año, aumentando su peso y el número y tamaño de sus hojas.

Del Libro: “Guía de Orquídeas de Extremadura”. Proyecto Orquídea. Junta de Extremadura

Polinización

Si bien éstas son polinizadas por numerosos insectos (escarabajos, mariposas, abejas, moscas,..) cabe señalar la importancia de la familia de los Himenópteros (Abejas y Avispas pralte.: Andrena, Eucera, Colletes y Campsoscolia) por haber desarrollado un eficaz señuelo sexual para atraer a los individuos macho de estas algunas de ellas en exclusiva. Este engaño sexual o pseudocopulación, es debido a que el labelo de las Ophrys imita a las hembras. Éstos locos por el sexo son capaces de caer en la trampa y se llevan pegados los sacos polínicos en la cabeza (polinización cefálica) o en el abdomen (polinización abdominal).

Esta diferente forma de polinizar hace que se divida el género en dos secciones: Si el insecto se dispone con la cabeza hacia dentro de la flor se trataría de la sección Ophrys, la más amplia del género. Si, por el contrario , el insecto mira hacia el exterior de la flor y transporta los polinarios (sacos polínicos) sobre el abdomen, se trataría de la sección Pseudophrys, menos numerosa pero no menos compleja en lo taxonómico.

El engaño no es sólo visual, también táctil e incluso olfativo. La relación es bastante específica. Los machos de himenópteros suelen emerger de la ninfa antes que las hembras e intentan la cópula con las orquídeas con mucho entusiasmo. Una pseudocópula puede durar desde pocos segundos hasta un cuarto de hora. A pesar de tan refinado sistema, la hibridación natural parece ser frecuentísima.

Las flores de Ophrys producen también sustancias aromáticas. No tienen exactamente las mismas feromonas que segregan las hembras de los insectos, pero sí una buena cantidad de sustancias cuyo conjunto también debe resultar atractivo y estimulante para los machos. Este conjunto de aromas parece vital en los procesos de especiación pero nos resulta inaccesible a los humanos. Por el contrario, el factor visual que nosotros apreciamos bien, podría ser de importancia secundaria para los polinizadores. En algunos casos, las semejanzas con un insecto son muy evidentes en pilosidad, máculas, crestas, ojos, etc.

Ophrys lutea

Cada especie de Ophrys tiene su propio insecto polinizador y depende completamente de esta especie polinizadora para su supervivencia. Lo que es más, los machos engañados es probable que no vuelvan ó incluso que ignoren plantas de la misma especie. Por todo esto solamente cerca del 10% de la población de Ophrys llega a ser polinizada. Esto es suficiente para mantener la población si se tienen en cuenta que cada flor fertilizada produce 12.000 diminutas semillas.

Otros caracteres de importancia en los procesos de especiación son el tamaño del labelo, que constituye un mecanismo de selección del polinizador, y la época de floración, porque los machos aprenden y al cabo de cierto tiempo no hacen caso de las orquídeas y se dedican a buscar sus verdaderas hembras. Por lo tanto, deben aprovechar los machos “inexpertos” y serán favorecidas las plantas que florezcan comparativamente temprano. Una floración tardía puede aprovechar otra especie de polinizador o una segunda generación de la misma especie. Por tanto, esto apoyaría procesos de especiación temporal.

Principales Especies presentes en la Península Ibérica

Ophrys lutea quarteirae
Ophrys bombyliflora

Híbridos

Otra maravilla que atrae a la dificultad de este género son los híbridos que nos podemos encontrar en Europa debido a la polinización cruzada y que puede llevar aún más si cabe a la dificultades taxonómicas para identificar a ciertas especies. Os recomiendo los estudios de Othmar und Edeltraud Danesch “Orchideen Europas: Ophrys Hibriden” y el de Rémy Souche “Hybrides d’Ophrys du bassin mediterranéen occidental”.

 

Leave your comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Una cookie o galleta informática es un pequeño archivo de información que se guarda en su navegador cada vez que visita nuestra página web. La utilidad de las cookies es guardar el historial de su actividad en nuestra página web, de manera que, cuando la visite nuevamente, ésta pueda identificarle y configurar el contenido de la misma en base a sus hábitos de navegación, identidad y preferencias. Las cookies pueden ser aceptadas, rechazadas, bloqueadas y borradas, según desee. Ello podrá hacerlo a través de la configuración de su navegador, según el caso. En caso de que rechace las cookies no podremos asegurarle el correcto funcionamiento de las distintas funcionalidades de nuestra página web. Más información en el apartado “POLÍTICA DE COOKIES” de nuestra página web. política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies