Minimizar el impacto ambiental… y ahorrar unos € : Conducción eficiente

Coche amanecer-Antonio Manuel Martínez Yepes

La forma más efectiva de minimizar el impacto ambiental de la conducción es dejar el coche aparcado. Sin ser tan drásticos, la conducción eficiente también ayuda al ahorro y a disminuir el impacto ambiental.

El confinamiento por el SARS-Cov 2 o COVID-19, también la reducción del tráfico rodado durante la Borrasca Filomena, dejaron en evidencia el indiscutible papel del tráfico respecto a la contaminación atmosférica. Desapareció hasta la boina encima de Madrid. La DGT constata en un comunicado de julio de 2020 que “el confinamiento ha permitido un experimento único para analizar el impacto de la reducción del tráfico en la calidad del aire en ciudades”. El impacto de la disminución drástica del tráfico rodado, que cayó entre un 75% y 80% durante el confinamiento, redujo en las dos ciudades más grandes y más contaminadas de España las concentraciones de dióxido de nitrógeno (NO2) en un 62% en Madrid y 50% en el caso de Barcelona (https://revista.dgt.es/es/noticias/nacional/2020/07JULIO/0713-Estudio-contaminacion-COVID-19.shtml)

Es obvio que está reducción del NO2 es extrapolable también a otros contaminantes. Algunas emisiones causadas por la combustión de combustibles fósiles, utilizados por los motores de combustión interna de los vehículos, contienen cantidades importantes de compuestos como monóxido de carbono (CO), dióxido de carbono (CO2), compuestos orgánicos volátiles y la materia particulada 2,5 (PM 2,5: partículas suspendidas en el aire con un diámetro de menos de 2,5 micras) y otros diámetros relevantes.

Sin embargo, actualmente, nuestra sociedad, nuestro estilo de vida, y el funcionamiento de la economía, son impensables hoy en día sin el uso de vehículos a motor. Por otro lado, hay compromisos locales, nacionales e internacionales de llevar a cabo medidas contundentes para tratar de mitigar el sobrecalentamiento global y llegar a una neutralidad en carbono, hasta el año 2050. Además, en la COP 26, celebrada entre el 31 de octubre y el 12 de noviembre 2021 en Glasgow, surgió el movimiento movilidad Cero carbono hasta 2035. España también se compromete, por ejemplo, con medidas definidas en la Ley de Cambio Climático (“…adopción de medidas para fomentar la sostenibilidad en el transporte de mercancías y los desplazamientos al trabajo”).

Sin embargo, ¿existen formas de reducir la contaminación mientras no podemos prescindir del tráfico rodado?

¡Sí! Reduciendo el consumo mediante la conducción eficiente. Esa medida también es uno de los muchos objetivos dentro del marco de las medidas recogidas en el Programa nacional de control de la contaminación atmosférica (https://www.miteco.gob.es/es/calidad-y-evaluacion-ambiental/temas/atmosfera-y-calidad-del-aire/emisiones/pol-med/informes.aspx).

La conducción eficiente

El transporte es el sector que más energía consume en España, alcanzando un 40% del total nacional. Cabe resaltar que solamente el vehículo turismo representa aproximadamente el 15% de toda la energía final consumida en España, según el Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDEA) (https://www.idae.es/tecnologias/eficiencia-energetica/transporte)

Como el sector del transporte es muy amplio e incluye varios modos de transporte, dedicamos este Post principalmente a los turismos, pues representan la mayor parte de vehículos circulando por nuestras carreteras . Según la DGT, de los 34.765.203 vehículos a motor matriculados en España en el 2020, 24.716.898 son turismos.

Los motores de los automóviles son cada vez más eficientes, y se han reducido en los últimos años las emisiones por kilómetro. No obstante, hasta un 80% de las emisiones de gases de efecto invernadero de un coche están directamente vinculadas con el consumo (Umweltbundesamt-Agencia Federal de Medio Ambiente de Alemania). Y es en ese consumo, donde la forma de conducción influye mucho en una reducción de emisiones y en consecuencia de la contaminación. La actitud de conductoras/es y su estilo de conducción tiene una gran influencia sobre el consumo de carburante y es decisiva a la hora de reducir dicho consumo. ¿Pero, en que consiste la conducción eficiente?

La conducción eficiente, a veces llamada conducción ecológica, es una forma responsable de conducir que tiene como objetivo disminuir el consumo de carburante, y puede contribuir a una disminución de media de un 15% (incluso hasta un 25% según la DGT).

 

En Ideas Medioambientales pudimos comprobar en la práctica la eficacia de conducir de diferentes formas. Dos compañeros, en el mismo proyecto, con el mismo tipo de vehículo, de igual equipamiento y con el mismo tipo de neumáticos, recorrían una región montañosa de León, por las mismas pistas, con los mismos desniveles y con algunos trayectos largos de carretera comparables para volver al lugar de su residencia. Veamos el caso concreto: durante el proyecto, el control del consumo medio marcaba 6,1l/100km en uno de los dos vehículos, y 6,7l/km en el otro , un consumo superior del 9,84 %.

Reducción de costes y de CO2:

Tomando los datos del kilometraje del primer vehículo se llega a los siguientes resultados:

Kilómetros recorridos por mes: aprox. 2.930km

2.930km/100km x 6,7l = 196,31 l repostados

2.930km/100km x 6,1l = 178,73 l repostados

Diferencia 17,58 l/mes x 1,80 Euros/l = 31, 64 Euros x 12 meses = 379,73 Euros/a ahorrado por vehículo

 

Como se puede comprobar, las ventajas de la conducción eficiente se traducen en ahorros considerables, incluyendo menores costes de mantenimiento del vehículo (motor, frenos, caja de cambios, neumáticos…).

Tabla comparativa disminución emisiones
Disminución de emisiones aplicando una conducción eficiente Fuente: Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía. Manual de conducción eficiente para Conductores del Parque Móvil del Estado, pág. 8 (IDEA, 2002) / seas.es/blog/energias_renovables/principales-elementos-contaminantes-de-los-vehiculos/

Otros objetivos relacionados con la conducción eficiente, a parte de los ahorres económicos, consisten en beneficios ambientales, como la reducción de la contaminación ambiental reduciendo las emisiones de CO2 y de otras sustancias nocivas para el medio ambiente y para la salud.

Puede parecer poco, ¿pero qué pasa si se aplicase la conducción eficiente para todo un país como España y se reduce el consumo de combustible del sector del tráfico en un 10%? ¿Y si reducimos en un 10% las emisiones de CO2 de algo más de 58 millones de toneladas emitidos por el sector de transporte a lo largo de un año como en el 2020? Teniendo en cuenta esas cifras un 10% menos es una reducción considerable.

Como reducir el consumo, y ahorrar dinero

A continuación, se recopilan algunos consejos para una conducción eficiente, divididos en dos bloques (durante la conducción y consejos adicionales):

1.       Si tu modelo tiene el modo Eco, actívalo

i.     El modo Eco es una función para optimizar el consumo de carburante y actúa en determinadas acciones de conducción (des-/aceleración, cambios velocidad, …) y en algunos sistemas  el vehículo (por eje. calefacción y climatización)

2.      Apaga el motor en paradas prolongadas

a.       Si tu modelo tiene la función Stop and Start, actívala

i.      Los ahorros por activar el sistema Stop and Start pueden estar entre un 4 – 8,7%.

b.      En caso de que el vehículo no disponga de la función Stop and Start se recomienda apagar el motor durante estacionamientos superiores a 20-30 segundos.

i.      Después de unos 30 segundos un motor al ralentí ya ha producido más contaminantes que en arrancarlo, sobre todo cuando el motor ya ha alcanzado la temperatura de funcionamiento óptima.

ii.      Los motores modernos tienen una duración media de 200.000 arranques, es decir, que con una media de arranque por kilómetro puede recorrerse 200.000 kilómetros.

iii.      Algunas fuentes hablan de apagar el motor hasta ya después de 7 segundos (véase video: Ahorros por Stop and Start).

iv.      El consumo de un motor encendido al ralentí puede consumir hasta 1,5l/hora según modelo. 3 minutos al ralentí puede ser el equivalente al consumo de un kilómetro a 50km/h.

c.       Aparte de una reducción del consumo, contribuye a reducir el ruido, lo que tiene un especial interés en entornos urbanos.

3.       En modelos 4×4,  activa la tracción a 4 ruedas solo cuando sea necesario

a.       Ten puesta la tracción a 2 ruedas (WD), no en Automático ni en 4×4 cuando no se usa el 4×4.

i.      En algunos modelos equipados con transmisión 4×4 como el Duster 4×4, el fabricante recomienda sobre suelo horizontal, con el vehículo en vacio, arrancar en segunda.

4.      Arranque

a.       Arrancar el motor sin pisar el acelerador.

b.      Los motores diésel pueden necesitar lubricarse durante unos instantes, pero muy pocos segundos, así, el proceso sería arrancar el motor, ponerse el cinturón y efectuar la salida.

c.       En los motores de gasolina iniciar la marcha inmediatamente después del arranque.

5.       Cambio de marchas

relación consumos - cambiuos de marchas
Consumo en función de la velocidad para las diferentes marchas Fuente: Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía. Manual de conducción eficiente para Conductores del Parque Móvil del Estado, pág. 10 (IDEA, 2002)

a.       En vehículos modernos se indica el momento idóneo de cambiar de marchas. Sigue el testigo del Indicador de cambio de velocidad en el cuadro de instrumentos.

b.      Circula en la marcha más larga posible y a bajas revoluciones.

c.       Mantén la velocidad de circulación lo más uniforme posible, evita aceleraciones y frenazos bruscos.

d.      Frena lo menos posible – siempre y cuando las circunstancias lo permitan -, aprovechando la propia inercia del vehículo (“freno motor”) con la marcha metida al tener que reducir la velocidad (y si es posible sin reducción de marcha).

e.       Acelera de forma progresiva, sin pisar el pedal a fondo y cambia las marchas entre 1.300-2.000 revoluciones en motores diésel, entre las 1.500-2.500 revoluciones en motores gasolina respectivamente.

i.      Eso quiere decir, por ejemplo, con un Duster versión Diesel, que ya se puede circular en muchas ocasiones en la 5. marcha pasando los 50km/h, en la 6. marcha con 60km/h. En motores de gasolina dependiendo de los modelos puede ser equivalente.

ii.      Aceleraciones y ruido: ¡1 solo coche a 4.000 rpm provoca el mismo ruido que 32 coches a 2.000 rpm!

f.        Se pueden saltar marchas, acelerando un poco más a fondo antes de cambiarlas, por ejemplo, del 3 al 5. o del 4. al 6., dependiendo de las circunstancias (circular en llano, …)

i.      Cada vez que se cambie la marcha se pierde velocidad y hay que recuperarla y saltando marchas se evita esas pérdidas de energía por recuperar posteriormente (figura 2).

g.      En la deceleración es conveniente cambiar las marchas lo más tarde posible (algo más de 1.000 rpm aprox.).

h.      En bajadas nunca se ha de bajar con el motor en punto muerto, por supuesto por asuntos de seguridad, pero también hay un consumo de carburante, mientras que el freno motor no supone consumo alguno.

Fig. 2: Consumo en función de la velocidad para las diferentes marchas Fuente: Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía. Manual de conducción eficiente para Conductores del Parque Móvil del Estado, pág. 10 (IDEA, 2002)
6.      Anticipación, previsión y deceleración

a.       Guarda la distancia de seguridad para anticipar imprevistos y asegurarte  un adecuado campo de visión.

b.      En las deceleraciones, levanta el pie del acelerador y deja rodar el vehículo con la marcha engranada. El motor actuará como freno y el consumo será cero. Las ruedas, en lugar de ser receptoras de par del motor, arrastran al motor en su movimiento de giro y la inyección será cero.

c.       Observa posibles obstáculos, semáforos, curvas, … con suficiente antelación, y muchas veces bastará con levantar el pie y aprovechar la inercia del motor (consumo Cero) en vez de frenar.

i.      Recuerda: En tráfico urbano, ¡No llega primero quien más rápido va, sino él/la, quien menos frene!

7.       En carretera, acostúmbrate a un estilo de conducción relajado

a.       y si es posible a velocidades como por ejemplo a 100 km/h en autovías.

i.      El aumento de la velocidad en un 20 %, por ejemplo, de 100 a 120 km/h, puede significar un aumento en un 44% en el consumo según modelo del motor y circunstancias externas como viento… (el consumo depende de la velocidad elevada al cuadrado).

8.      La electricidad sale cara

a.        Calefacción, lunetas térmicas, cargar dispositivos electrónicos, … y sobre todo aire acondicionado incrementan el consumo hasta un 25%.

9.      Aire acondicionado

a.       Se aconseja mantener la temperatura interior en torno a 23-24ºC, no más frío, pero tampoco más calor.

i.      El aire acondicionado (A/C) puede aumentar considerablemente el consumo (dependiendo del modelo del vehículo y el tipo de uso entre 0,2/0,3 – 1,5 l/100km según fuentes consultadas)

b.      A menudo puede surgir la duda qué es mejor: conducir con las ventanillas bajadas o con el A/C puesto, ya que circular con las ventanas abiertas aumenta la resistencia al avance y el consumo extra puede alcanzar el 4-5%.

i.      Regla general: En trayectos cortos, o a bajas velocidades, puede ser ventajoso circular con las ventanas abiertas o con las ventanas subidas y los aireadores abiertos antes de poner el A/C. A partir de los 70-90km/h como regla general, será más ventajoso encender el aire acondicionado

ii.      En circunstancias de alta contaminación atmosférica, o durante una alta carga de polen siendo alérgico, hay que valorar lo que sea más conveniente, ya que puede ser desaconsejable circular con las ventanas abiertas en estas circunstancias.

c.       Nunca se debe usar el aire acondicionado con las ventanas bajadas.

d.      Si el vehículo estaba aparcado a pleno sol, abre las puertas unos minutos para airear el interior antes de ponerte en marcha

i.      Es una diferencia importante para el sistema de refrigeración el tener que enfriar el interior del vehículo de 45ºC o de 25ºC.

 

Otras recomendaciones:

1.       Lee con atención el manual del fabricante, con los consejos sobre aspectos medioambientales y los consejos de mantenimiento y del uso económico.

2.       Un buen mantenimiento del vehículo contribuye a su óptimo funcionamiento; y no solo es imprescindible para la seguridad de los vehículos, también alarga la vida del mismo y puede reducir el consumo y la contaminación.

3.       Circula con el adecuado estado de presión de los neumáticos, que al mismo tiempo realizan una menor fricción con el asfalto y por tanto permiten ahorrar combustible. Una presión incorrecta en los neumáticos, además de ser un riesgo de seguridad, provoca que el vehículo ofrezca mayor resistencia a la rodadura, aumentando el consumo de combustible hasta un 10% y acorta la vida útil de los neumáticos por mayor desgaste.

4.       Utiliza neumáticos de larga duración y elige neumáticos adecuados según la época del año (de invierno, 4 estaciones, …) y comprueba su buen estado, lo que es importantísimo para la seguridad vial.

5.       En invierno: Nunca se calienta el motor con el vehículo parado, el motor se calienta eficientemente en marcha con una conducción suave hasta alcanzar la temperatura adecuada, por lo cual, limpiar los cristales de hielo NO se hace con el motor en marcha.

i.      Un motor frío de un turismo de gama media puede consumir hasta 30l/100km directamente después de arrancar y alcanzará su consumo medio después de haber conseguido su temperatura de funcionamiento óptima.

      • Siguiendo esa argumentación es la razón, por lo que se ha de evitar lo máximo posible los recorridos cortos. Evitarlos puede ahorrar combustible y proteger el motor, además, muchas veces hay alternativas (a pie, en bici, transporte público, vehículos de movilidad personal (VMP´s))

ii.      Además, es recomendable recorrer unos dos kilómetros antes de poner la calefacción, cuando el motor se ha calentado y puede aprovechar el calor residual. Al contrario, cuando se pone la calefacción al arrancar, el motor inyecta más combustible para poder suministrar calor a la calefacción. (En ningún caso olvidar la seguridad – por ejemplo – que se empañen los cristales).

6.      Peso y portaequipajes

Evita la sobrecarga del vehículo ocasionada por el exceso de peso y de objetos

a.       Reducción de peso de carga.

i.      El vehículo no es el lugar para guardar y almacenar objetos y cada 100kg de peso adicional puede aumentar el consumo de hasta 0,3l/100km, dependiendo de varios parámetros puede ser incluso superior.

b.      Quita portaequipajes si no se usa (reducción de resistencia aerodinámica).

i.      Sumando ambos puntos, el peso extra y los portaequipajes de techo pueden aumentar el consumo hasta un 40%.

7.       Evita el llenado hasta el borde, especialmente con altas temperaturas, ya que por aspectos de expansión del combustible se puede causar evaporación del mismo, perdiendo esa cantidad de combustible, además de no contribuir a la contaminación atmosférica local por mencionada evaporación. También para evitar desbordamiento.

8.       Repuesta de vez en cuando con combustibles de alta gama, sobre todo antes de viajes largos por carretera. En este caso no se trata primordialmente de un ahorro económico, aunque se puede realizar más kilómetros por depósito. Sobre todo, sirve principalmente para un buen mantenimiento del motor, ya que por su mayor nivel de refinamiento aumentan las prestaciones del motor y lo protegen.

9.      Planifica tu ruta y consulta el estado del tráfico para evitar atascos. Un navegador en rutas desconocidas te ahorrará vueltas y rodeos innecesarios.

10.   Apúntate a un curso de conducción eficiente en una autoescuela de tu ciudad o barrio.

11.    Revisa el consumo de carburante periódicamente para detectar posibles fallos en el vehículo.

12.   Por último: lo mejor para ahorrar carburante y dinero es dejar aparcado el vehículo y usar medios de transportes alternativos, compartir el coche o utilizar la bicicleta, también para fines laborales. Además, en trayectos intraurbanos es importante considerar el tiempo puerta-puerta, y es allí, donde hasta 5 kilómetros la bicicleta es más rápido que un coche, los VMP incluso hasta unos 8 kilómetros.

 

Conclusión:

Hay muchas posibilidades para poder reducir el consumo de carburante a través del estilo de conducción, pero todo empieza con la mentalización y revisar constantemente tu forma personal de conducir. Conseguir la reducción significa cambiar hábitos poco a poco, para que al final sean hábitos intrínsecos. Comprueba tu estilo de conducción y activa el Consumo instantáneo de carburante, te ayudará a visualizar los consumos. Pero recuerda:

Todos los consejos de conducción eficiente se emplean siempre y cuando las circunstancias lo permiten, para que la seguridad no se vea afectada.

¡Nunca prima una conducción eficiente frente a la seguridad personal y vial!

 

Fuentes utilizadas:

–          https://revista.dgt.es/es/educacion-formacion/conducir-mejor/2017/0213-Conduccion-eficiente-diez-claves-para-consumir-menos.shtml

–          https://coches.idae.es/estilo-de-conduccion (IDEA: Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía)

–          https://www.idae.es/uploads/documentos/documentos_manualPME_6bc54e20.pdf (2002)

–          https://www.cea-online.es/blog/139-las-10-claves-de-la-conduccion-eficiente (CEA: Club Europeo de Automovilistas)

–          https://www.umweltbundesamt.de/umwelttipps-fuer-den-alltag/mobilitaet/sprit-sparen (Agencia Federal de Medio Ambiente de Alemania)

–          https://www.adac.de/verkehr/tanken-kraftstoff-antrieb/tipps-zum-tanken/sprit-sparen-tipps/ (Automóvil Club de Alemania, equivalente al Real Automóvil Club de España (RACE))

–          Manual de utilización (Dacia Duster)

–          https://www.tuev-nord.de/de/privatkunden/ratgeber-und-tipps/sparen/sprit-sparen/sparsam-fahren/ (TÜV Nord: Inspección Técnica de Vehículos Norte)

–          https://www.seas.es/blog/energias_renovables/principales-elementos-contaminantes-de-los-vehiculos/

–          https://www.youtube.com/watch?v=i9_mPgl9cnI (Ahorros por Stop and Start)

 

Leave your comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *