Gestión cinegética, barata y efectiva. Como proveer de agua. Por Cristóbal Martínez


Para lograr la viabilidad de las explotaciones agrícolas cada vez debemos ajustar más los esfuerzos y obtener el mejor retorno posible de las inversiones. Y no puede rechazarse ningún ingreso potencial, por pequeño que sea. En muchas ocasiones, la viabilidad o no, está en un margen muy estrecho y debe estarse muy atento para lograr sacar adelante el año.

Los ingresos por la caza, no son en general una parte principal de las explotaciones agrícolas, pero en general, cuanto peores condiciones agronómicas nos encontramos, mejores condiciones para la caza. En todo caso los ingresos que puede generar la caza no son desdeñables. Hay muchos cotos de caza y muchos que se quedan libres.

Para que nuestro coto tenga demanda y genere buenos ingresos debe realizarse una gestión a medio y largo plazo, sabiendo que se debe ser constante y que se deberán realizar algunas inversiones, como en todo negocio.

En esta serie de post, vamos a dar algunas indicaciones, fruto de nuestras observaciones en el campo y del conocimiento científico que se va generando sobre la caza y la gestión del hábitat y de las especies. En general las medidas de las que hablaremos van dirigidas a la caza menor, más difícil de gestionar que la mayor, pero también valen para la caza mayor y son positivas para todo tipo de fauna.

Puntos de agua

En gran parte de España, cuando llega el mes de Junio, el agua escasea, y en buena parte, lo hace desde uno o dos meses antes. Así que, justo cuando más falta hace, menos disponible está este recurso. La solución es sencilla, debemos proveer lugares donde las perdices y conejos puedan beber. Lo podemos abordar con dos soluciones:

Bidones con pileta

Una opción sencilla, económica y fácil de mantener. También tiene como ventaja, que permite una fácil limpieza y por tanto garantizar un estado sanitario adecuado. Como inconvenientes, pues tendremos que reponer el agua ya que no pueden recargarse con agua de lluvia, aunque hay modelos diseñados para ese fin, cuando llega el verano, es inevitable tener que rellenarlos.

Instalar pequeñas charcas.

Esta opción también está muy extendida. Mucha gente cree que las perdices, prefieren este tipo de puntos de agua. No vamos a entrar en si esto es así o no, pero sí que podemos dar algunos consejos sobre cómo hacer la charca.
Si la charca requiere mucho esfuerzo de mantenimiento, acabará quedando sin uso. Por mucha ilusión que se ponga al construirla, al final lo que cuesta mucho trabajo se acaba abandonando. Y si cuesta mucho dinero construirla, pues probablemente no la construiremos, o haremos pocas.

Para que una charca sea útil, debe mantener el agua durante el máximo tiempo posible. Y si hace mucho calor, se evaporará rápidamente. El agua desaparecerá, más rápido cuanto mayor sea la superficie expuesta, ¿qué quiere decir esto? Que debemos hacer las charcas redondas, las cuadradas, rectangulares o de otras formas, pierden antes el agua que las redondas. Y debemos hacerlas profundas, por lo menos 50 cm., para que dure más tiempo el agua y sea menos costoso mantenerla. Para que las perdices puedan acceder fácilmente, debemos hacerlas con forma cónica. Así además, cuanto más se evapore el agua, menor superficie expuesta habrá y por tanto se evaporará menos. Y si puede tener algo de sombra, pues mejor. Si lo pensamos, la charca perfecta debe imitar a los lavajos que servían para dar agua al ganado, pero de un tamaño menor.

El fondo puede ser del material del terreno, hormigonado o impermeabilizado con plástico u otro material, eso ya dependerá de nuestro presupuesto, pero es recomendable vallar, para que no entre el ganado o la caza mayor.

Una charca redonda, de 2 metros de diámetro, con una profundidad en el fondo de 0,75 cm., puede almacenar 800 litros. Como tiene una superficie de 3,14 m2, en una zona en la que lluevan 400 l/m2 al año, se puede mantener llena con las precipitaciones buena parte del año. Y si se instala en un lugar que reciba escorrentía, como se hacía con los lavajos ganaderos, puede que sólo en verano haya que aportarle algo de agua. A continuación os mostramos algunos ejemplos de lo que no se debe hacer cuando construyamos una charca.

Ejemplos de puntos de agua

Foto de la balsa que no tiene valladoEjemplo de buena voluntad e intención. La sombra ayudará a que se evapore menos, pero también puede ensuciar el agua, un acierto el impermeabilizante. Carece de vallado y es poco profunda.

 

 

 

Balsa de agua para cazaBien construida y vallada, pero poco profunda y muy alargada. Cuando llegue el verano se secará muy rápidamente. Además no hay refugios en las inmediaciones.

 

 

 

 

 

 

 

Balsa de agua para cazaUna buen material impermeabilizante y buen vallado. La forma redonda, es un gran acierto, pero debería ser más profunda.

 

 

 

 

Balsa de agua para cazaGran ejemplo de ingenio. Aprovechando la escorrentía se llena esta balsa, hecha sobre la piedra y adaptada al terreno. Con pocas precipitaciones se recarga. Un ejemplo a seguir.

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Share on LinkedIn4Email this to someonePrint this page

Scroll to Top
Ideas Medioambientales
¿Quieres suscribirte a nuestro boletín?

¿Quieres suscribirte a nuestro boletín?

Recibe puntualmente todas nuestras novedades sobre medio ambiente

Ya está. A partir de ahora recibirás nuestras novedades sobre medio ambiente.

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar